Archive | junio 2012

El debate sobre el Estado de la Ciudad

A regañadientes, convocado in extremis, cogido por los pelos, pero al final, el Alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP) ha convocado para el próximo jueves el debate sobre el Estado de la Ciudad. Según el Reglamento de Ordenación Municipal (ROM), es obligatorio hacerlo durante el mes de junio. El año que hay elecciones, no se realiza.

Sea como fuere, este año vamos a tener debate. Será mi primer debate. También el primero de la mayoría del Grupo Municipal Socialista. En cualquier caso, y a pesar de que el equipo de Gobierno le ha querido quitar todo su valor, se trata de una cita crucial para que las formaciones políticas con representación en el Ayuntamientode Granada puedan poner encima de la mesa sus propuestas, sus iniciativas y su crítica sobre lo realizado en el último año por el Alcalde. Se trata de una cita para la Democracia y para la ciudadanía, cada vez más exigente, cada vez más apática con la actividad política que se lleva a cabo en las instituciones. Leer Más…

Un problema llamado Democracia

La Democracia se ha convertido en algo molesto para los conservadores de este país. Siempre he tenido la sensación, en ocasiones muy fundada, de que la Derecha española, heredera del Nacional Catolicismo, nunca ha creído en ella. Para muchos de sus gerifaltes, sólo es un trámite que superar cada 4 años para, a su juicio, tener barra libre en la aplicación de sus políticas devastadoras. Sólo hay que ver cómo aplica el Gobierno de Rajoy su (amplia) mayoría absoluta, interpretada como una patente de corso, en la deforestación brutal que se está llevando a cabo en nuestros derechos.

Leer Más…

Una mala noticia

Aunque era un hecho conocido, hoy hemos sabido que Enrique Moratalla abandona la Obra Social de CajaGranada, o como quiera que se llame ahora. Y no me parece que esa sea una buena noticia para una Cultura que anda tan de capa caída por la que un día fue su capital en Andalucía.

Y no lo es por lo que la salida de quien fuera viceconsejero de la Junta, entre otras muchas cosas, muestra a las claras que, lo que ha sido un santo y seña cultural para la ciudad, la Obra Social de la que un día fue la Caja de Granada, ha quedado postergada a una hoja de cálculo, donde se cuadran unos balances que sólo aspiran a dar beneficios.

La marcha de Enrique no es, para nada una buena noticia para una ciudad que ha mandado la Cultura a freír espárragos.