Archivo | Política RSS for this section

Quién se acuerda

La mentalidad del despilfarro, la irresponsabilidad exhibida con obscenidad, la política del ¡viva el vino!, del vale todo, del me pongo el mundo por montera, o el sombrero de paja, que para los rigores de la canícula local es más apropiado. La impunidad como lema, la cara más dura en la camiseta y la culpa siempre para otros. De esta manera podemos definir todo lo que está pasando en los dos asuntos más importantes de Granada en materia de infraestructuras. Porque aunque alguien no quiera verlo, o se empeñe de manera devota en impedir que se vea, los asuntos del AVE y el Metro se tocan, y no de forma tangencial. Se tocan por muchos sitios, por demasiados lugares. Y en ambos casos, el problema se define con un mínimo común divisor: José Torres Hurtado. Leer Más…

Anuncios

Toma que toma

Estrenamos el 2013 en este blog y lo hacemos hablando del Día de la Toma. No puede ser de otra manera. De la misma forma que cada fin de año, tarde o temprano, alguna televisión nos recuerda aquéllo de las empanadillas en Móstoles, en Granada, de manera cíclica se abordan los mismos temas, pendientes de solucionar, encallados para siempre. La Toma es uno de esos asuntos que, lejos de hallar pacífica resolución, se va enquistando hasta convertirse en un tumor que, de no actuar con rapidez acabará por explotar en la cara de muchos.

Comitiva de la ciudad en la calle Reyes Católico

Comitiva de la ciudad en la calle Reyes Católicos (Foto JJI)

Leer Más…

Espacios de participación

Si en mi último post escribí sobre no gobernar como estrategia de gobierno, hoy, a lo mejor porque es el Día de la Constitución, quiero hacerlo sobre la degradación de los espacios de participación ciudadana, reducidos a la nada, a través de una acción bien determinada por el PP de mi ciudad, de menoscabar los debates hasta la desaparición. Ése ha sido el espíritu que ha inspirado el desastroso ROM que desde hace un par de meses regula la vida orgánica del Ayuntamiento de Granada, y ese es el espíritu que día a a día se respira en los pocos, muy pocos espacios de participación que le quedan a los vecinos y vecinas de una ciudad como la mía.

Es curioso escuchar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento frases del tipo “aquí no venimos a hacer política”, “para debatir, mejor váyanse a un bar”. Ése es el valor que se le da a a Democracia en una ciudad como la mía. A eso queda reducido el debate, el intercambio de ideas, la no sólo legítima confrontación proyectos y de modelos, sino la necesaria puesta en común de las diferentes vías que existen de enfrentarse a un determinado problema, en función de una cosa tan natural al ser humano como la ideología. Leer Más…

No gobernar como estrategia de gobierno

A poco que uno analice pormenorizadamente la manera de gobernar del PP en el Ayuntamiento de la ciudad de Granada, llega a la conclusión de que su estrategia de Gobierno consiste en hacer ver que no gobierna. Se trata, en mi opinión de llevar hasta el extremo los criterios del liberalismo más recalcitrante, aquél Laissez faire et laissez passe que les lleva a asumir un papel de mero espectador ante los conflictos de la ciudad. Leer Más…

AVE de paso

Hace unas semanas, mi madre rescató de su archivo el Pregón del Carnaval que tuve el honor de dar en el año 2004. Ocho años después da mucha pena comprobar que las reivindicaciones de la ciudad sigan siendo las mismas y que apenas hayamos avanzado nada. Granada empieza a configurarse como un proyecto colectivo fracasado. Y aquí cada uno debe aguantar la vela que le corresponde. Culpar a los políticos de todo es un recurso demasiado fácil. Y esto no significa que los que han dirigido la ciudad en los últimos años no tengan una importante dosis de responsabilidad. Más que nadie, sin duda. Pero no son los únicos culpables. Los últimos ocho años de vida de la ciudad, por seguir con el hilo argumental del comienzo, demuestran nuestro fracaso como sociedad. Leer Más…

Hagamos lo que toca hacer

Está bien esto de pensar y reflexionar sobre lo mal que lo hace este Gobierno. Rebuscar frases ingeniosas, poner encima de la mesa barbaridad tras barbaridad, buscando un aplauso fácil. Sin embargo, entiendo que además hay que hacer otras cosas. El dato del CIS en el que se dice que la ciudadanía está desafectada de los partidos políticos, a los que considera un problema, como al conjunto de los políticos. Y eso es muy grave. Grave y merecido.

Está claro que el actual Gobierno del PP nos conduce al abismo. Sus cacareadas reformas no buscan tanto una salida de la crisis como una reforma integral del modelo de Estado, haciéndolo además de espaladas a su programa electoral y, sin contar con la voluntad popular que no les votó para hacer nada de lo que están haciendo.

Democracia recortada

Asistimos horrorizados a la dominación por la violencia de la calle. Como dice el periodista Ramón Lobo en un post de su blog, Franco no ha muerto. Desde hace unos meses, cada vez que se produce una protesta en la calle revivo en color los recuerdos en blanco y negro de mis padres. La derecha siempre ha tenido muy claro cómo cortar cualquier desajuste, cualquier protesta. Son personas de orden. Para ella, la Democracia sólo es un trámite, un proceso que sólo es válido si les sirve a sus propios intereses. Es más, desde hace unos meses he llegado a pensar que alguien ha decidido ya que la Democracia sobra.

En Granada no hemos asistido a una exhibición de la violencia como la que en Madrid ha permitido poner en valor la marca España, siempre en sus justos términos, pero la Democracia está tan en riesgo como en el resto del país. Si la Democracia es debate, es contraposición de ideas, en el Ayuntamiento de la ciudad, escenario natural en el que se desarrollen los debates sobre los modelos de ciudad que legítimamente defienden las opciones políticas allí representadas, escogidas por la ciudadanía, ese debate, digo,  se cerneca por molesto, por incómodo, por “innecesario”. Leer Más…